+

Los grandes sueños hacen grandes a las personas

Me miraron raro por anteponer mi vida a mi trabajo, por defender mi forma de entender la música, pero seguí caminando. Soy como soy porque no sé ser de otra forma y no me importa que me miren raro, me detengo, cierro los ojos y contengo la respiración. El silencio me abraza y es entonces cuando lo oigo, ahí está, luchando incansable, mi pequeño corazón. Al abrir los ojos les miro y me sonrío, sigo mi camino, mientras ellos me siguen mirando raro.

Me acusaron de ser todo aquello que no se atrevían a ser, se tapaban la cara para no verme caer, pero dejaban un resquicio para verme cumplir sus sueños. No soy más que un árbol verde al que el tiempo forjará, una voz que intenta hacerse escuchar, un soñador que se niega a dejar de soñar. No soy nada si no tengo a quien cantar, me siento agradecido a los que han sido mi ayer, ya que sin ellos puedo ser hoy y sin lo que nunca podría ser mañana.

No recuerdo cuando me encontró, la música lleva toda mi vida a mi lado.

Bolígrafo en mano, un folio en blanco y un sueño en color.

Escuchando consejos y encontrando mi estilo, construyo los cimientos de un gran proyecto.

Él vio en mí talento, y fue quien hizo sonar lo que tenía en mi cabeza todo este tiempo.

Aprendo a conocerme, y a sentirme cantante junto a quien creyó más en mí que yo mismo.

Y crezco arropado por una banda que hace realidad el mayor de mis sueños.

Lo que nunca te dije.

Todo lo que soy y punto de partida de este largo camino.

El motivo de tanto esfuerzo. Personas a quien consigo llegar y me devuelven tanto...

Hay quien dice que estoy recogiendo lo que sembré. Hay quien me desea suerte. Yo sólo espero que la suerte me encuentre trabajando y las musas componiendo, ya que yo sólo están floreciendo las semillas que han ido depositando en mí. Y a estas alturas de mi vida, reconozco que lo díficil es Ser. Uno puede parecer, puede desaparecer, pero Ser supone estar y saber cuál es tu lugar; y no sólo saber quién eres, sino que nadie lo dude.

Yo soy Miguel Osa y sólo espero estar a la altura de lo que se espera de mí.

 

Bienvenido

Bienvenida